Laudo Arbitral de Tribunal de arbitraje, Cámara de Comercio de Bogotá, 18 de Julio de 2005

Este documento está disponible con registro gratuito

REGÍSTRATE GRATIS
EXTRACTO GRATUITO

Tribunal de Arbitramento

José Manuel Espinosa

vs.

Fiduestado S.A. y Banco del Estado S.A.

Julio 18 de 2005

Bogotá, D.C., 18 de julio de 2005.

Laudo Arbitral

FIDUCIA MERCANTIL EN GARANTÍA

LA DACIÓN EN PAGO

CONDICIÓN PROFESIONAL DE LAS ENTIDADES FINANCIERAS

CONTRATO DE FIDUCIA - fiduciante fiduciario y beneficiario

INDEMNIZACIÓN DE PERJUICIOS ENTIDADES FINANCIERAS -servicio público de interés general CLÁUSULAS NULAS O ABUSIVAS

El tribunal de arbitramento constituido para dirimir en derecho las diferencias surgidas entre José Manuel Espinosa contra Fiduestado S.A. y Banco del Estado S.A, administrando justicia y en nombre de la República de Colombia, profiere el siguiente laudo arbitral

CAPÍTULO I

Antecedentes

  1. Solicitud de convocatoria del tribunal de arbitramento.

    Mediante escrito presentado ante el Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá, el 29 de julio del 2004, el señor José Manuel Espinosa Osorio solicitó la convocatoria de un tribunal de arbitramento para que resolviera a través de un proceso arbitral las pretensiones contenidas en la demanda formulada contra la Fiduciaria del Estado S.A.

    en liquidación

    y el Banco del Estado S.A.

    1. El pacto arbitral.

      En el presente caso el pacto arbitral, en su modalidad de cláusula compromisoria, se encuentra contenido en cláusula 17 del contrato de fiducia mercantil celebrado, entre el señor José Manuel Espinosa Osorio y la Fiduciaria del Estado S.A.

      en liquidación, el 18 de enero de 1995.

      En efecto, en dicha cláusula se dispone:

      Cláusula décima séptima. Arbitramento. Se pacta expresamente que todas aquellas diferencias que se presenten entre las partes con ocasión de la celebración del presente contrato y que no puedan ser arregladas amigablemente serán dirimidas de acuerdo con los términos establecidos en el Decreto 2279 de 1989 de acuerdo con las siguientes reglas: a) El tribunal estará integrado por 1 árbitro; b) La organización interna del tribunal se sujetará a la reglamentación prevista para el efecto por el Centro de Arbitraje y Conciliación Mercantil de la Cámara de Comercio de Bogotá. c) El tribunal decidirá en derecho; d) El tribunal funcionará en Bogotá. e) Las partes recibirán notificaciones en las direcciones suministradas anteriormente .

    2. Etapa inicial.

      1. Nombramiento de árbitro único.

        Las partes de común acuerdo, en audiencia llevada a cabo el 13 de agosto de 2004, designaron como árbitro único principal al doctor Carlos Manrique Nieto y como suplente, al doctor Jorge Hernan Gil Echeverry.

        El árbitro principal designado, declinó el nombramiento, por lo cual se procedió a informar la designación al árbitro suplente, quien, estando dentro del término legal, aceptó el nombramiento.

      2. Instalación del tribunal.

        El Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá fijó como fecha para celebrar la audiencia de instalación del tribunal el día 14 de septiembre de 2004.

        En la fecha y hora señaladas se inició la audiencia de instalación. En dicha audiencia el tribunal nombró como secretaria a la doctora Alejandra Vásquez Velandia, quien posteriormente aceptó la designación. En esa misma audiencia se declaró legalmente instalado el tribunal y se profirió el auto 1 por medio del cual se admitió la demanda y se ordenó la notificación personal de las partes.

      3. Contestación de la demanda y su traslado.

        Tras haber sido legalmente notificados, la parte convocada, actuando por medio de sus apoderados especiales, oportunamente, contestó la demanda y propuso las excepciones de mérito que consideró pertinentes.

        Por secretaría se corrió traslado de las excepciones de mérito propuestas por los apoderados de los convocados y, el 11 de noviembre de 2004, la apoderada de la parte convocante, descorrió el mencionado traslado solicitando pruebas adicionales.

      4. Sumas a cargo de las partes.

        En audiencia llevada a cabo el 29 de noviembre de 2004, el tribunal de arbitramento legalmente instalado, procedió a fijar los honorarios del árbitro único, de la secretaria, los gastos de funcionamiento y administración y los gastos de protocolización, registro y otros.

        Estando dentro del término legal, las partes, consignaron lo que a cada una correspondía por los conceptos antes señalados.

      5. Audiencia de conciliación.

        El tribunal, citó entonces a la audiencia de conciliación y, en caso de que no hubiera acuerdo, a la primera audiencia de trámite.

        El día 13 de enero de 2005, se llevó a cabo la audiencia de conciliación, la cual, tras un intercambio de opiniones de las partes, fue declarada fracasada.

  2. Trámite arbitral.

    1. Las partes y su representación.

      Las partes son plenamente capaces y están debidamente representadas. En efecto, por una parte, el señor José Manuel Espinosa Osorio es mayor de edad y plenamente capaz y, por otra parte, las convocadas son sociedades legalmente existentes, constituidas bajo las leyes de la República de Colombia y tienen su domicilio principal en la ciudad de Bogotá, D.C.

      Las partes han concurrido al proceso por intermedio de sus representantes legales y han actuado por conducto de sus apoderados judiciales debidamente reconocidos.

    2. La demanda.

      1. Los hechos en los que se sustenta la demanda.

      La demanda se sustenta en los hechos que se trascriben a continuación:

Hechos

  1. José Manuel Espinosa, en su calidad de fiduciante y Fiduciaria del Estado S.A., en su condición de fiduciaria, celebraron un contrato de fiducia mercantil en garantía, según consta en la E.P. 0258 de enero 18 de 1995 de la notaría 37 de Bogotá.

  2. En desarrollo del mencionado contrato de fiducia en garantía, se expidió el certificado de garantía 001 de marzo 17 de 1995 por la suma de $ 80.000.000, a favor del Banco del Estado.

  3. Posteriormente se expidió el certificado de garantía 002 de septiembre 1º de 1997 a favor del Banco del Estado, por la suma de $ 49.621.100.

  4. En la cláusula novena del contrato de fiducia en garantía contenido en la E.P. 0258, se estableció el siguiente procedimiento de ejecución de garantía, en caso que el fideicomitente incumpliera cualquiera de las obligaciones surgidas de los certificados de garantía, a saber:

    1. Información sobre cumplimientos de la obligación, mediante comunicación escrita remitida por el beneficiario a la fiduciaria.

    2. Requerimiento de la fiduciaria al fiduciante para que dentro de los 10 días siguientes, acredite el cumplimiento de la obligación reclamada.

    3. Si vencido el término de los 10 días, no se acredita lo anterior, la fiduciaria procederá a ofrecer en venta los inmuebles fideicomitidos.

    4. Si pasados dos meses no se ha podido vender los inmuebles, se procederá a efectuar la dación en pago a favor de los acreedores.

  5. Fiduciaria del Estado es una sociedad comercial especializada en contratos de fiducia mercantil.

  6. El Banco de Estado S.A., es una entidad financiera especializada en operaciones bancarias y de crédito en general.

  7. Fiduciaria del Estado S.A., en su calidad de profesional, fue quien diseñó, dispuso y elaboró la minuta del contrato de fiducia, suscrito con José Manuel Espinosa.

  8. El Banco de Estado S.A., al aceptar los certificados de garantía, aceptó igualmente someterse a lo estipulado en el contrato de fiducia contenido en la escritura 0258 de enero 18 de 1995 en la notaría 37 de Bogotá.

  9. El Banco de Estado S.A., en su calidad de matriz y la Fiduciaria del Estado, en su calidad de subordinada, pertenecen al mismo grupo financiero.

  10. A finales del año 1994, José Manuel Espinosa solicitó la apertura de un crédito de la línea redescenso IFI, ante el Banco del Estado.

  11. Con el fin de continuar con la tramitación del crédito, Banestado exigió a mi cliente la constitución de una garantía previa, la cual se otorgó mediante escritura pública 0258 de enero 18 de 1996 consistente en la celebración de un contrato de fiducia en garantía con Fiduestado, subordinada de Banestado.

  12. Constituida la garantía, el 24 de febrero de 1995, Banestado suscribió y desembolsó el crédito 001-1995-00121-7, por la suma de $ 80.000.000, a mi cliente.

  13. Para garantizar dicho crédito se expidió el certificado de fiducia en garantía 001, anteriormente mencionado.

  14. Por problemas de solvencia económica, mi cliente incurrió en mora en el pago de cuotas e intereses respecto a la obligación 001-1995-00121-7, desde el día 14 de marzo de 1995.

  15. No obstante la mora y lo regulado en el contrato de fiducia, respecto a la ejecución inmediata de la garantía, el Banco del Estado, incumpliendo con dicho contrato, empezó a cobrar intereses sobre intereses pues la mora del deudor le resultaba más lucrativa, que la ejecución del contrato de fiducia en garantía.

  16. Banestado no solamente incumplió con la obligación de solicitar la ejecución de la garantía, sino que igualmente requirió los servicios de abogados independientes para realizar el cobro (anexo pruebas 1, fl. 183).

  17. Fiduestado conocía la mora de mi cliente en relación a la obligación garantizada y tampoco hizo nada para comenzar la ejecución de la garantía fiduciaria.

  18. Banestado solo informó a la fiduciaria del incumplimiento de la obligación el día 10 de julio de 1997 (fl. 144, anexo de pruebas 1).

  19. Fiduestado solamente dio inicio al procedimiento de ejecución de la garantía, el día 14 de julio de 1997, aunque desde mucho antes conocía el incumplimiento.

  20. Cobrando suculentos intereses de mora e incurriendo en la práctica de anatocismo, entre Banestado y Fiduestado, presionaron a mi cliente a refinanciar la deuda; lo cual ocurrió el día 11 de septiembre de 1997 bajo el número 001-1997.00104-5, por la suma de $ 130.000.000.

  21. Para garantizar la nueva reestructuración del crédito, se expidió el certificado de garantía 002, el día 1º de septiembre de 1997.

  22. No obstante la reestructuración del crédito, mi cliente volvió a incurrir en mora.

  23. Pasando por alto lo previsto en el contrato de fiducia, y sin haber cubierto la obligación...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS